AUTOS

ADENTRO Y AFUERA

Por Gastn Leturia

Conocé al nuevo Mercedes-Maybach G 650 Landaulet.

 

 

 

Se puede mezclar aventura y confort. Lo que en otros tiempos parecía imposible, ahora se consigue con máquinas de estas características. Mercedes-Benz fusionó lo mejor de un todoterreno con la excelencia de un premium y para ello acudió a una de sus submarcas más destacadas: Maybach. Originalmente dedicada a la construcción de motores para zepelines de la Alemania pre-nazi, Maybach (nombrada como su dueño, un técnico de la Daimler quien, además, diseñó en 1901 el mítico Mercedes 35 HP) desarrolló autos de superlujo entre los años 20 y 40. En los 60 fue adquirida por Mercedes Benz y desde entonces funciona como subtítulo de ediciones especiales del gigante alemán. El resultado es este MB Maybach G 650 Laundalet. Y en el remate de esa denominación está la primera clave de este vehículo: su particular carrocería, con las plazas traseras con techo descapotable que deja a cielo abierto ese espacio dedicado a los pasajeros. El término proviene del francés y refiere a un tipo de carrocería que tomó trascendencia en la década del 20 del siglo pasado, en especial sobre limusinas y sedanes de gran porte y lujo. Fue la estrella de la última edición del Salón del Automóvil de Ginebra, quizá la muestra con los mejores exponentes si de lujo y confort se trata.

El binomio Mercedes-Maybach fue hasta el extremo dentro de la categoría de los 4x4 y desarrolló esta serie exclusiva que solo contará con 99 unidades. Cada una, a un precio de medio millón de euros. Sobre la plataforma de la reconocida Clase G, este todoterreno tiene un poderoso motor de 12 cilindros que le entrega 630 caballos de fuerza. Su carrocería tiene una longitud de 5.350 milímetros, además de una altura de 2.240 milímetros. La cifra que impacta, de todos modos, es la de su despeje del piso. Está a medio metro del suelo. Para llegar hasta el habitáculo de este G 650, la marca puso unos estribos retráctiles. Esa distancia habilita a este Mercedes-Maybach a superar todo tipo de terreno, aunque por supuesto esa capacidad off road se sustenta en un sistema de doble tracción con tres diferenciales con bloqueo (delantero, central y trasero) y caja reductora. Para que la potencia surque todo tipo de camino, ayudan los tremendos neumáticos de 22. Si estuviésemos en presencia de un superdeportivo, la configuración interior sería llamada 2+2: las 4 butacas individuales no son habituales en este tipo de vehículos. Además de la diferencia entre sus techos (chapa adelante; lona atrás), se puede separar un espacio del otro con una mampara de vidrio para dar mayor privacidad en ambos sectores. De la robustez exterior al refinamiento interior, todo está inmaculado con materiales y terminaciones de altísima calidad. Las butacas traseras tienen regulación eléctrica y se pueden reclinar, hasta casi convertirla en una butaca de primera clase de un avión, incluso con masajeador. Para el disfrute absoluto, cada pasajero trasero cuenta con una pantalla de 10 pulgadas frente a su butaca. Allí se agrupa todo el sistema de entretenimiento de este G 650 Laundalet.

 

 

 

Si es exclusivo, que lo fabrique Magna-Steyr

Series especiales o ediciones limitadas, la exclusividad muchas veces no sale de la misma fábrica. Ocurre en el mundo de los autos por una ecuación financiera que a veces impulsa a una marca a subcontratar un fabricante antes de meter un vehículo determinado en la línea de montaje de sus autos de venta masiva. Esto se denomina outsourcing, habitual también en la industria textil y en la electrónica.

Las 99 unidades del Mercedes Maybach G 650 Laundalet saldrán de una de las plantas de Magna-Steyr, fabricante austríaco que está cerca de las 200.000 unidades producidas por año para varias de las principales marcas del mundo entre BMW, Chrysler, Peugeot y Aston Martin.

Magna-Steyr es el resultado de la adquisición, por parte de la corporación canadiense Magna, del conglomerado austríaco Steyr-Daimler-Puch, con instalaciones principales en las ciudades de Steyr y Graz, pero con otros 28 centros de producción en el planeta. Da trabajo directo a más de 150.000 personas en el mundo y se trata del mayor fabricante en el formato de subcontratación. Para Mercedes, además del Clase G, cuya producción realiza en exclusiva, hizo el Clase E, el Clase M y el infernal SLS AMG.