AUTOS

CHICA DE ORO

Por Abril Correa Leveratto

Hay una nueva Ecosport entre nosotros. La SUV compacta de Ford evoluciona y se mantiene como líder de un segmento que no para de crecer.

 

 

 

A fines de 2002 y comienzos de 2003, cuando apareció Ecosport en el mercado, selló un destino: el vehículo de Ford sería el pionero y el primero en ventas en su segmento en nuestro país por más de una década, con sus diversas actualizaciones y expansiones a nuevos territorios (empezó a venderse en Argentina y Brasil, y progresivamente llegó a todo Sudamérica, Asia, Europa, Rusia y, ahora, a Estados Unidos). Desde 2008, los mini SUV Sport Utility Vehicle- experimentan un crecimiento ininterrumpido: sus ventas incrementaron en un 126 % hasta 2016, y la competencia se amplió de 6 a 17 jugadores en esos años. Existe una firme creencia de que este segmento reemplazará al sedán como el segundo más grande de la industria, detrás del popular hatchback. Los números apoyan la teoría: en 2016 se patentaron 68.835 unidades de SUV compactos y, hasta julio de 2017, esa cifra ya alcanzaba las 59.400 unidades, con una participación de Ford del 17 %.

Este año, la empresa automotriz lanzó un restyling para su ícono, que pudo verse en el último Salón del Automóvil y también en un test drive especial organizado en Mar del Plata. Hay 10 nuevas versiones: S, SE, Freestyle, Titanium y sus variantes. Los cambios exceden a lo visual; si bien fueron rediseñados muchos de los elementos estéticos de la camioneta, las modificaciones más relevantes se perciben en la experiencia de manejo.

Debajo de la superficie

La primera innovación está en los motores: Ford estrena en su nueva Ecosport en seis de sus versiones- un motor naftero de 1.5 litros Dragon de tres cilindros, con cuatro válvulas por cilindro, compacto y liviano. Tiene una potencia de 123 CV, un torque máximo de 151 Nm y, según promete, una gran economía de combustible. Está asociado a una caja manual de 5 marchas o a una nueva automática de 6 (con convertidor de par integrado). La segunda gran novedad es el motor 2.0 GDI (el mismo del Focus), también naftero, con una potencia de 170 CV y un torque máximo de 202 Nm. Tiene cuatro cilindros, inyección directa y se acompaña con caja automática de 6 marchas, con tracción delantera o integral. Por último, también se puede optar por el motor Turbo Diesel 1.5 de 100 CV, con torque máximo de 215 Nm.

Las mejoras invisibles siguen en una mayor rigidez en el eje trasero, una mayor absorción de impactos y un reducción de la aspereza en el volante, que colabora con la dirección eléctrica asistida (EPAS); los ingenieros apuntaron también a optimizar el confort acústico, por medio de nuevos neumáticos, deflectores aerodinámicos y material absorsivo en el capot y otras superficies, por dar algunos ejemplos. Comprobado en el test drive: es silenciosa y amable frente a pozos y lomas.

 

 

 

En materia de tecnología, todas las versiones tienen el sistema Sync 3 que se conecta a Android Auto y Apple Car Play-, con pantalla color simple en la versión S y táctil en las versiones SE, Freestyle y Titanium. De estos últimos dos modelos son exclusivas las cámaras y los sensores de estacionamiento trasero, junto al GPS integrado. Toda la nueva camada cuenta con puertos USB, Bluetooth y los controles de audio y teléfono en el volante.

La seguridad es otra apuesta fuerte de Ford para su mini SUV. A los airbags tradicionales, suma uno de rodilla para el conductor y laterales, tipo cortina, en las Ecosport Freestyle y Titanium. Además, todos los modelos tienen sistema antibloqueo ABS en sus frenos, asistente para el frenado de emergencia (EBA), asistente para el arranque en pendientes (HLA) y control electrónico de estabilidad Advance Trac (con agregado de RSC sistema de atenuación de riesgo de vuelco- en Freestyle y Titanium). En el vehículo tope de gama cuenta, además, con un un sistema de monitoreo de presión de neumáticos.

Sobre el diseño: no hay profundas alteraciones en el exterior, más allá del agregado de dos nervaduras en el capot, una grilla trapezoidal con barras (cromadas en la versión Titanium), un sutil rediseño del paragolpes trasero, faros antiniebla (Titanium), ópticas con luces LED y llantas de aleación de 15 a 17 pulgadas. El verdadero antes y después está en el interior: el panel de instrumentos es completamente nuevo, los asientos tienen apoyabrazos, los materiales son blandos al tacto (como en el Focus), las butacas traseras ya no se reclinan (pero sí permiten un plegado para formar un piso plano y ampliar el baúl), el volante es multifunción, las tablets que funcionan como consola central son flotantes para operar de forma fácil y manteniendo la vista al mismo nivel que el panel de instrumentos, y el tapizado viene en tres opciones (tela, tela y cuero, y cuero micro perforado; en orden de acuerdo a las distintas gamas). La Ecosport Titanium tiene un techo solar con apertura y cierre eléctrico. Por último, el baúl para las versiones más sofisticadas tiene altura regulable, dando la opción de crear un compartimento secreto.

Versiones y precios

Los precios de la nueva Ecosport difieren de acuerdo al modelo, que a su vez depende de su motorización, transmisión y detalles de función y diseño. Como guía, la S 1.5 cuesta $ 370.000; la SE 1.5 Diesel, $ 416.000; la Freestyle 1.5, $ 420.000 y la 2.0 4x4, $ 498.000; la Titanium va de los $ 453.000 a los $ 510.000. Los colores disponibles son blanco, plata, azul, negro, rojo y cobre.