CELESTE SABLICH, HASTA EL ATARDECER

El público la eligió entre las participantes del concurso por nuestro décimo aniversario. Y por eso fuimos a Las Grutas, Río Negro, a encontrarnos con Celeste. Allí le entregó a nuestra cámara toda su piel, todas sus curvas, su dulzura bronceada. El mar austral se rinde ante su figura y el sol la entibia en un atardecer soñado. Acá, un anticipio de lo que pueden ver en la revista.