VERANO PORTEÑO CON FLOR VENTURA

Flor Ventura llegó desde Bariloche con sus ojos glaciales: en esa mirada descansa un lago inmenso y encantador. El verano porteño la encuentra serena, el calor de la ciudad nunca podrá con ella.