ELLA

Inés Rau apareció en Playboy por primera vez en 2014, en una edición especial con mujeres desde la A hasta la Z. Desnuda y bajo el título “Evolución”, Inés presidía un artículo que trataba sobre la vacilante pero creciente aceptación de géneros más allá del binomio masculino-femenino. Para Inés fue un antes y un después: “Me animé a hacer esas fotos y después firmé con una agencia”. Ahora está acostumbrada a las pasarelas de todo el mundo, las campañas de Balmain y las tapas de Vogue, pero entonces, para la nacida en Francia, el modelaje era solo un pasatiempo. “Viví un montón de tiempo sin decir que era trans”, cuenta hoy Inés. “Tenía miedo de no encontrar novio o que me miraran raro. Después entendí que tenía que ser quien era. Es una salvación poder decir la verdad sobre vos misma, sea tu género, tu sexualidad o lo que sea. Los que te rechacen, no valen la pena”.

La actitud de Inés es tan delicada como potente: “Ser sexy es una actitud, yo me siento sexy todo el tiempo”.

Y es verdad. Conózcanla en estas fotos, no se van a arrepentir.