NEW YORK, I LOVE YOU

Con su mirada profunda, su piel cálida y tersa, y el esplendor de una aparente inocencia, la belleza rusa de Lada Kravchenko atraviesa océanos, acorta distancias y enamora a todos por igual en la intimidad de su departamento neoyorquino.