SIEMPRE TENDREMOS CUBA

Apenas se levantaron las barreras que impedían a los norteamericanos circular libremente por Cuba, Playboy visitó La Habana para embellecer aún más esas calles y esos paisajes.