Y APARECE TU PIEL

Hermosa, intensa, pura, casi peligrosa: Melinda London despliega toda su potencia frente al lente del fotógrafo Emanuele Ferrari.