UN ROCE SECRETO

Sabriol Osores nació en Buenos Aires, es modelo y se define a sí misma como groupie. Desde Gustavo Cerati hasta Joaquín Levinton, ha compartido trastienda con distintos rockeros. Grabó videoclips y disfrutó de las veleidades de eso que se conoce como glamour. “Lo bueno de un músico es que no envejece nunca; lo malo, es que no envejece nunca”, dice y así reflexiona sobre sus “dualidades”. El rock es erotismo entre varias otras cosas y Sabriol lo sabe.

 

"El rock es sensualidad en sí mismo, y sin mujeres el rock no es rock" define de entrada. "El rock and roll necesita el condimento explosivo de la mujer". Para Sabriol Osores, el rock es un estilo de vida. 

¿Cuándo dijiste "soy groupie"? 

No hubo un momento exacto, es algo que me acompaña como un imán desde chica y más que nada cuando empecé a filmar vídeos de rock como los de Juanse, Guasones, La franela o Muy lejos. También es algo que notás cuando te das cuenta de que la mitad de tus amigos son músicos y vas a todos los recitales y cimpartís todas las trastiendas. Creo q ahí es cuando decís "soy una groupie". Y el vínculo es mutuo. Cada vez que conozco a alguno, se fascinan conmigo.

 

Contanos alguna anécdota.

Hubo un verano muy divertido con Joaquín Levinton y "Cucho" de los Decadentes en Valeria del mar donde filmamos con mi celular una película que se llama joacucho, donde ellos aparecen disfrazados de Papá Noel de River y Boca haciendo unas cosas disparatadas en el medio de la playa y los ñiños se acercaban a saludar al Papá Noel playero. Fue un verano muy divertido. Joaquín tenía una casa rodante donde pasaron varias cosas.
Los Catupecu Machu se saben divertir, también. Nunca la pasás mal en una fiesta de ellos. Una vez fuimos de Mar del Plata a San Bernardo en micro y como era el cumpleaños de Fernando (Ruiz Díaz), fuimos a un bar donde hacían karaoke. Fer se subió a cantar canciones de Soda Stereo y los Redondos, y todos le hacíamos pogo.
Otra vez, con Joaquín fuimos al cementerio de la Chacarita a filmar un video de un striptease en donde, pensábamos, era la tumba de Pappo. Fuimos con Daniel Melingo que cantaba la canción,  y yo terminaba desnuda. Llegamos muy temprano para que no hubiera gente pero de repente pasaban los cuidadores y teníamos que agarrar todo y salir corriendo en pelotas con una capa q me ponía encima que me había prestado Melingo, parecía de una legión, un personaje muy extraño.

¿Eras amiga de Cerati?
Sí, divino. Una vez fuimos a tomar un helado y el de la heladería se lo quería regalar por una foto y yo me enojé mucho porque seguramente se lo iban a descontar del sueldo al pobre chico. Así que se lo hice devolver. Gustavo se enojó por la situación pero después lo vimos divertido. 

¿Hacés música? 

No, a pesar de estar rodeada de música no es algo que me llame demasiado la atención. Toqué algo de guitarra y teclado pero más que nada canté con amigos o les grabé algunos coros. Yo voy más por la actuación y el modelaje.