ENTREVISTA

JAMES CORDEN

Por Alex Scordelis | Fotos por Gavin Bond

Es conductor, actor, cantante, comediante, productor y guionista y, en apenas unos años, se convirtió en una de las voces vitales de la TV estadounidense. Se la pasa presentando premios y recorriendo Los Ángeles en auto, mientras canta a los gritos con celebrities de todo tipo. En esta entrevista, el británico James Cordenrecorre su viaje desde High Wycombe a Hollywood.

 

 

¿Cuántos años tenías cuando te diste cuenta de que querías ser artista? 

Lo recuerdo claramente. Era el bautismo de mi hermana Ruth, yo tenía tres años y medio. Estábamos parados en una plataforma, en el altar. Yo no podía ver lo que pasaba y un soldado del Ejército de Salvación me acercó una silla y me dijo: Vení, parate acá. Y me acuerdo muy vívidamente cómo veía todo el auditorio. Probablemente había 16 personas, pero se sentían como mil. Empecé a hacer caras, a girar y a poner mi cabeza entre mis piernas. Pero lo que tengo presente de verdad es cuando terminó el bautismo y volvimos a sentarnos con la congregación; yo estaba entre mis papás, mirando la espalda de alguien, teniendo un sentimiento muy definido de esto es muy aburrido en comparación a lo otro. ¿Arriba del escenario? Divertido. ¿Acá abajo? Aburrido. Me di cuenta de que quería estar arriba la mayor cantidad de tiempo posible.

Ese espíritu juguetón está muy presente en The Late Late Show. ¿Los últimos cambios en la política estadounidense te obligaron a repensar el tono del programa? 

Por supuesto. Ni siquiera tenés que sentarte a tener esa conversación: lo sentís orgánicamente. Si tenés que hacer un programa de televisión todos los días, tenés que acompañar el movimiento de las placas tectónicas cuando cambian. No creo que nuestra audiencia quiera que siempre presionemos los mismos botones, así que cuando estamos emocionados o enfurecidos sobre algún tema en particular, nos preguntamos: ¿cómo puede hacer nuestro show para atacar esto? Cuando Trump tweeteó sobre vetar a las personas transgénero de la milicia, tuvimos la idea de hacer una canción como L-O-V-E de Nat King Cole y llamarla L-G-B-T. Se nos ocurrió a las 11 de la mañana y la filmamos a las 5 y media de la tarde. Tuvimos que escribirla, grabarla, construirle un set, coreografiarla, encontrar un smoking en algún lugar, alquilar una Steadicam y hacerla.

A principios de 2015, cuando tomaste las riendas de The Late Late Show, la mayoría de los americanos no sabía quién eras. ¿Cómo difiere la fama estadounidense de la inglesa? 

Diría que la mayoría de los americanos no sabe quién soy ahora. Pero la fama es probablemente la misma en todos lados. Me parece que estoy mejor preparado para lidiar con esta primera etapa de mi fama en Estados Unidos de lo que estaba en Inglaterra. Hay una gran frase, creo que de Bill Murray, que dice algo así como: Cuando alguien se vuelve famoso, tenés que darle 18 meses de gracia. Porque van a ser idiotas por un rato. Todo su mundo cambió, y mucha gente les está diciendo que son increíbles. Si después de esos 18 meses siguen siendo unos imbéciles, entonces seguramente son imbéciles. O van a recalibrar y decir: Uh, estoy perdiendo mi camino. Eso es lo que me pasó en casa: no me volví un imbécil aunque estoy seguro de que hay gente en desacuerdo-, pero la fama es realmente intoxicante.

 

 

 

Viniste a Estados Unidos a protagonizar The History Boys en Broadway. ¿Ese trabajo afectó tu vida sexual? 

Sólo puedo hablar por mí mismo cuando digo que no hay una mejor ciudad en el mundo que Nueva York para trabajar de 7 a 10 y media de la noche y después no tener responsabilidades. Fue un momento genial en mi vida y en la de Dominic Cooper (que ahora está en Preacher). Te arrojan en este pequeño mundo Hells Kitchen, el distrito teatral- que tiene las 12 mejores cuadras, con una alta densidad de a) bailarines y b) hombres homosexuales. Si sos joven, heterosexual, británico y estás en la obra más taquillera de Nueva York, vas a tener sexo. ¡Es así! Básicamente me quedaba con las mujeres que Dominc no quería, pero era más que feliz con eso.

Carpool Karaoke pasó a ser algo de una sola vez a una serie clave en la plataforma Apple Music. ¿Cómo fue esa transición? 

Siempre estaré agradecido por aquel día en la oficina cuando dijimos: ¿Hay algo especial en Los Ángeles y el tráfico?. Habíamos estado hablando de un sketch que hice con George Michael en el que cantábamos en un auto (N. del E.: para la organización Comic Relief, en 2011) y simplemente surgió: carpool karaoke. Miramos alrededor de la habitación y dijimos: ¿Es una buena idea?Se siente como una buena idea. Hace dos días pusimos un clip de 6 minutos de Carpool Karaoke con Will Smith: entre Facebook y YouTube, fue visto 23 millones de veces en 19 horas. Es ridículo. No me entra en la cabeza. Supongo que estoy entusiasmado de que a la gente le guste. Y funciona como una droga de iniciación: cuando ven Carpool Karaoke online, las vistas en el resto de nuestros clips también incrementa.

¿Hay algún otro segmente de Late Late Show que te gustaría que recibiera la misma atención que Carpool Karaoke? 

Hacemos un sketch loquísimo que se llama Dogs in Sunglasses (Perros con gafas de sol). Básicamente, mostramos una foto de un perro con gafas y decimos: Todos miramos fotos de perros con gafas. Pero nosotros pensamos con frecuencia: ¿quién es ese perro y qué pasa en su cabeza? Vamos a descifrarlo ahora mismo. Es estúpido y lo disfruto mucho.

¿Qué consejo te hubiera gustado que te dieran sobre conducir un programa nocturno? 

Me dieron un consejo abrumador: Sólo necesitás ser vos mismo y el show tiene que ser un reflejo de quién sos. Y creo que así es. Muchas personas hablan de lo mucho que te vas a cansar, pero no me cierra. No tengo tiempo para quejarme de estar cansado cuando tengo la oportunidad de conducir un programa de televisión. Es un privilegio estar cansado. Si no estuviera haciendo esto, si no hubiera tenido éxito y estuviera en High Wycombe haciendo teatro amateur y trabajando en una panadería, cambiaría todo por la oportunidad de estar agotado haciendo esto.

El año pasado, en un segmento con Kendall Jenner en The Late Late Show, elegiste comer esperma de bacalao antes que decir a quién querías más: tu mamá o tu papá. Tengo una pregunta más fácil: ¿de quién heredaste el sentido del humor? 

De mi papá, sin dudas. Todos mis familiares son artistas. La gente conoce a mis hermanas y me dice: Ah, vos sos el tranquilo. Pero todo viene de mi papá.

Fuiste anfitrión en muchas ceremonias de premios y vas a volver a conducir los Grammy el año que viene. ¿Cuál fue el momento más estresante que viviste en ese rol? 

Los Grammy son un espectáculo raro para conducir, porque sólo estás en el escenario 23 minutos y es una transmisión que dura tres horas. No es tan estresante como conducir los Oscar, pero es un salón más complicado. Estás en un estadio con 20.000 asientos, tratando de ser los ojos y oídos de la audiencia. Lo mejor de ser anfitrión en los Grammy es la semana previa a la ceremonia, cuando tenés la oportunidad de ver a los artistas ensayar en un estadio vacío.

¿Qué tipo de habilidades requiere ser conductor de esos eventos? 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no es sobre vos: tenés que entender que este evento podría desarrollarse sin vos en absoluto si nofuera televisado. Es similar a una cena: toda esa gente podría reunirse sin vos, solo que fue el turno hacerlo en tu casa ese día. Así que no podés andar diciendo: ¿Chicos, no soy maravilloso?Tenés que hablar sobre la comida. Y cuando termina, tenés que dejar que los invitados se vayan rápido. No podés tomarte un trago más y pensar que todo el mundo quiere escuchar esa historia de cuando conocista a tal o cual. Porque nadie se va de una cena diciendo: Me hubiera gustado que eso durara más.

Sos un hombre con estilo. ¿Cuál es tu filosofía respecto a la moda? 

Hay un código de vestimenta entre los tipos grandes: que parezca que estás yendo a un asado o que recién te fuiste de uno. Y quiero decir que ¡no tiene que ser así, chicos! No tienen que usar siempre una remera hawaiana. Pueden intentar sumar glamour a su vida. No se trata de qué tan grande seas, sino de cómo es tu grandeza.

 

 

 

En 2014 protagonizaste Into the Woods, que fue un éxito de taquilla, pero enseguida empezaste The Late Late Show. ¿Hubo algo que no te gustara de estar en una película popular? 

Ya había agarrado The Late Late Show antes de que la película saliera. Mirá: lo único que quiero es ser creativo todos los días. Si actuás en películas, no sé si eso es posible en tu cotidianeidad. De hecho, sé que no.Vas a gastar díasen tu vida haciendo una toma en la que salís de un auto y caminás ocho pasos, parando, haciéndolo de vuelta, parando, haciéndolo de vuelta pero más lento, parando, ¿esta vez podés mirar para este lado?, claro, seguro, ¡corten! Hay un pequeño problema con la luz, tenemos que hacerlo todo de nuevo. Esa es una forma rara de pasar el día, si lo pensás. Me encanta actuar, pero ahora volver a mi casa con mi familia es lo más importante. En esta edad de mis hijos mi hijo tiene 6, mi hija casi 3 y hay otro bebé creciendo en la panza de mi esposa mientras hablamos- todo lo que quiero es estar alrededor de ellos. Es todo lo que me importa, de verdad. No sé si voy a estar en mi lecho de muerte pensando: Me hubiera gustado filmar una película indie más.

Imaginá que viene tu agente y te dice: James, por el resto de tu carrera, sólo podés ser actor de teatro, de cine o conductor de un talk-show.Además de decirle que es un agente terrible, ¿cuál sería tu respuesta? 

Para ser claro, traté de hacer todo en mi vida para nunca enfrentar esta pregunta. Pero creo que elegiría ser actor de teatro. En su mejor forma, una experiencia teatral le gana a todo lo demás. Ahora bien, la mayoría de las experiencias no son así. Si ves diez obras, tres te van a decepcionar. Vas a ser indiferente a cuatro, del mismo modo en que sos indiferente al lacrosse. Vas a amar dos y una sola va a quedarse con vos por el resto de tu vida. Creo que ver una obra buena de verdad derrota a cualquier película y programa de televisión.

Con la eterna discusión de la guerra del late night, ¿sos competitivo con otros conductores? 

No lo entiendo. Si estás persiguiendo ratings, andá a American Ninja Warrior (N. del E.: programa de competencias deportivas). Vas atener la mayor cantidad de ojos del mundo. Yo creo que la clave es la relevancia. Ser relevante, decir y hacer algo nuevo eso es todo lo que me interesa.

¿A cuántos conductores de late-shows tenés entre tus contactos del celular? 

A todos. Stephen Colbert fue un increíble apoyo en todo esto. Seth Meyers, nunca vas a encontrar a alguien a quien no le caiga bien. Tengo mucho contacto con Jimmy Fallon. Amo a Jimmy Kimmel y también a Conan OBrien: él vive en mi cuadra, o mejor dicho, yo vivo en su cuadra.

¿Te ves conduciendo un programa durante décadas, como Carson, Lenon y Letterman? 

No. ¿Si me veo haciendo esto en 25 años, cuando tenga 60? No, creo que no podría. No quiero que el show se vuelva predecible. Eso no quiere decir que no lo vaya a hacer por más tiempo que el estipulado en mi contracto actual. No tengo idea.

¿Tenés algún ritual antes de salir a escena? 

Sí, pero tengo que ser cuidadoso, porque cuando estaba en One Man, Two Guvnors en West End y en Broadway, se me fue de las manos. Tenía que hacer alrededor de 14 cosas, que incluían asegurarme de que las medias estuvieran en un determinado orden, vestirme en un determinado momento, disfrazarme en otro determinado momento. El único ritual que tengo ahora, antes de salir a hablarle a la audiencia, es hacer una caminata detrás del escenario y chocar los cinco con todos los que estén en el pasillo. Después hablo con Ben Winston, mi productor ejecutivo y mi mejor amigo, me dice: ¿Estás bien? Y respondo Yeah. Antes solía decirme: Esto es todo tuyo, pero ahora es más bien ¿Vamos a comer después?.

Recientemente hiciste doblaje para la película The Emoji Movie, una de las más criticadas del año. ¿Las malas reseñas llegan a tu corazón? 

No sé si The Emoji Movie es peor que la mayor parte de la animación. Veo muchas películas animadas porque tengo dos hijos chicos, y puedo decir que es mejor que varias. Pienso que si sos crítico de cine, una película tiene que ser jodidamente increíble para que vos puedas decir que está bien. Lo entiendo. Además, hacer The Emoji Movie llevó ocho horas de mi vida, así que no estoy devastado. No creo que nadie de los involucrados lo esté. La está viendo la audiencia para la que fue hecha, que no es un crítico de cine de The Guardian.

Adele, cuyo video de Carpool Karaoke fue visto más de 166 millones de veces en YouTube, tiene un Oscar y un Grammy. Vos tenés un Tony y un Emmy. ¿Quién de ustedes va a ser el primero en completar el EGOT (ganar un Emmy, un Grammy, un Oscar y un Tony)? 

Va a ser una carrera muy pareja. Ella puede ganar un Emmy en un segundo, pero para ganar un Tony tenés que comprometerte a hacer una trayectoria en Broadway, y eso es mucho. Si fuera Adele, no sé si diría: Consíganme nueve meses en Broadway. Al mismo tiempo, las chances de que yo pueda ganar un premio de la Academia son las peores, así que debo decir que apuesto a Adele por sobre mí cada día de la semana.