GAMES

LA PISTA ES TU VERDAD

Por Hernn Panessi

El nuevo Gran Turismo Sport para PS4 mejora esa hiperrealidad que lo convirtió en el simulador de manejo más popular de la historia.

 

Hace 20 años, la franquicia Gran Turismo pateaba el tablero del mundo de los videojuegos exprimiendo al máximo las capacidades de la Playstation. Sonaba My Favourite Game de The Cardigans y una jugabilidad novedosa irrumpía en cientos de hogares: un simulador de carreras que permitía progresar como conductor, ganar licencias, enchular autos y armar tu propio garaje. Gran Turismo se convirtió, junto con el Metal Gear Solid y el Winning Eleven, en un auténtico fichín vendeconsolas: el público compraba la PlayStation para jugarlos. Siempre tratamos de lanzar el mejor producto que podemos y no hay nada mágico al respecto. Que Gran Turismo haya permanecido vigente por 20 años es realmente un hecho de suerte y solo puedo decir que su realidad se la debe a todos los usuarios que nos han apoyado durante todo este tiempo, responde desde Japón Kazunori Yamauchi, CEO de Polyphony Digital, creador del GT.

Y, en concreto, el 2017 ha sido un buen año para los fanáticos de los autos ya que salieron el Forza Motosport 7 y el Project Cars 2, dos discípulos directos del GT que ya cotizan en alza. Un dato: el GT Sport los aventaja en jugabilidad, ya que no necesita imperiosamente un volante sino que funciona con creces con el joystick Dual Shock original. Si bien no supone una evolución técnica respecto de sus antecesores, innova en sus modos de juego: su corazón está en modo online. La posibilidad de convertirse en piloto ahora se espeja con las competencias palmo a palmo con otros jugadores. Curiosamente, quitaron el Modo Carrera, uno de sus clásicos, que permitía progresar de modo offline sin enfrentarse a nadie más que la máquina. Sobre eso, responde Yamauchi: GT Sport fue creado como un producto que proveerá una oportunidad para una nueva audiencia, la cual no está interesada en autos, pero comenzará a estarlo.

En esta nueva edición lo que importa es competir. A la sazón, en su versión más exprés, también pueden jugarse las típicas carreras donde se escoge un auto, una pista, la hora del día y, luego, participar por descontar tiempo, vencer a competidores e, incluso, escoger competencias exclusivas del PlayStation VR, el visor de realidad virtual de Sony. A nivel visual, el GT Sport no supone una evolución. Ya no sorprenden el detalle de los autos ni los circuitos como lo hizo, por ejemplo, el Gran Turismo 3 A-spec de PlayStation 2. No obstante, esta edición aprovecha la tecnología HDR (High Dynamic Range o imágenes de alto rango dinámico) para explotar detalles como reflejos, destellos de luz y distintas texturas. De hecho, dentro de todo el catálogo de PlayStation 4, posiblemente éste sea el juego que mejor aprovecha esa tecnología. En las últimas décadas, los formatos de imagen nunca habían podido alcanzar los avances en el hardware. HDR logró eso: el formato de imagen finalmente superó el rendimiento del hardware. Nunca habíamos imaginado que podríamos hacer un producto mientras predecimos el futuro televisor, dice el CEO de Polyphony Digital.

En términos de jugabilidad, el GT Sport no presenta demasiados escollos: un jugador promedio podrá adaptarse fácilmente a sus controles y mañas. Y, como se trata de un simulador, aquí no hay estruendos o fantasías a lo Need for Speed o Rápido y Furioso: los autos son lo que son. Y los pilotos, es decir los jugadores, también. El objetivo ahora es avanzar en objetivos como corredor, en el Modo Campaña, el verdadero plato fuerte de esta edición. Un perfil de piloto irá desarrollándose a medida que se premie la capacidad de adelantarse en tramos, ganar carreras, hacer buenos tiempos y superar curvas con estilo.

El sistema destaca la actitud y la deportividad en sus jugadores. GT Sport se vuelve así un deporte en el que hay que entrenarse, competir y progresar. Y ese progreso requiere indefectiblemente de un compromiso diario. Como el Modo Campaña es online, ese perfil de corredor irá escalando posiciones con respecto a otros competidores de todo el mundo hambrientos de coches nuevos y elementos para mejorarlos.

Gran Turismo Sport se asemeja a la vida y se erige como el sueño húmedo de quienes anhelan un garaje acaudalado y un sacudón de trofeos que no entran en ninguna vitrina. ¿Por qué? Porque toma las bases de las carreras reales. Pero lo fundamental, y por más de una razón, la experiencia de GT Sport es cinematográfica. Por supuesto que queríamos crear las mejores imágenes en una consola de videojuegos de la generación actual, pero nuestro objetivo era alcanzar las mejores imágenes en cualquier software, incluyendo TV y películas. Los videojuegos han ido mejorando continuamente en términos visuales. El nivel de realismo en GT Sport es algo con lo que estamos especialmente satisfechos, cierra Yamauchi.