ON DEMAND

PANTALLA A PRUEBA DE BALAS

Por Scott Porch

Marvel's Luke Cage estrena hoy, 30 de septiembre, en todas las pantallascon Netflix. De qué se trata la nueva producción nacida de la alianza entre el gigante de los cómics y el gigante de los servicios on demand, que presenta al primer superhéroe afroamericano en protagonizar una serie.

 

Octubre va a ser un mes poblado de novedades en materia de series, tanto en la televisión como en el universo on demand. Entre los estrenos más esperados figura Marvels Luke Cage: la tercera colaboración entre Marvel y Netflix, después de Daredevil y Jessica Jones. Es, además, la primera serie de superhéroes protagonizada por un actor afroamericano.

En el marco de un año convulsionado por statements y sucesos relacionados a las políticas raciales, Luke Cage es la historia de un superhéroe reacio, dotado de una extraordinaria fuerza física y una piel a prueba de balas, que combate la violencia callejera y la corrupción gubernamental amenazas mucho más tangibles que las hordas de aliens y robots que invaden otras franquicias de acción. La serie está cargada de alusiones a la cultura negra (el Renacimiento de Harlem, Jackie Robinson, Walter Mosley, Malcolm X, el Experimento Tuskegee), pero la influencia más penetrante es el culto a thrillers criminales afroestadounidenses como Super Fly y Foxy Brown, que fundaron su propio género en los años 70.

Odio el término blaxploitation; es empoderamiento, sostiene Cheo Hodari Coker, creador de Luke Cage (refiriéndose a un movimiento cinematográfico protagonizado por actores afroamericanos, que tuvo su auge en Estados Unidos alrededor de 1970). Blaxploitation era un hombre negro reafirmándose en un mundo cinematográfico, pateando traseros y ganando a la chica, del mismo modo que Steve McQueen o Lee Marvin. Luke Cage proviene de eso, pero la forma en la que pensé al personaje tiene que ver con tomar esa actitud y modernizarla, remata.

Marvel creó a Luke Cage en 1972 como la historia de un luchador contra la delincuencia callejera en el molde de Shaft o de Black Caesar, películas con fuertes hombres negros que cuidaban a los más débiles y se veían bien en camperas de cuero. Títulos en los que aparece Cage, tales como Hero for Hire y The Defenders, están caracterizados tanto por sus vinchas, sus blusas disco ysus estereotipos raciales. Mucho tuvo que cambiar para que él pudiera sobrevivir en el siglo 21: una época en la que series como Jane The Virgin y Empire ganan popularidad por fuera de sus límites demográficos, y el anuncio de próximos éxitos de taquilla como Black Panther y Captain Marvel demarcan nuevos niveles de inclusión en la industria del entretenimiento mainstream.

Este Cage sigue siendo un boxeador cool, pero ahora lee a Ralph Ellison y a Malcolm Gladwell. Teniendo en cuenta que son cazados sistemáticamente, los hombres negros de este país tienen muchos motivos por los que estar enojados señala Coker. Pero Luke Cage es muy medido, no actúa impulsivamente. Tiene opiniones fuertes, pero también sentido del humor. Tiene un encanto por el que las mujeres enloquecen, y tiene un costado filosófico que piensa en el mundo.

Cage hizo su debut en las pantallas el año pasado, como amante y compañero en la lucha contra el crimen de Jessica Jones. Entre el final de la primera temporada de esa serie y el inicio de Luke Cage, se mudó a 70 cuadras al norte de Hells Kitchen para estar tranquilo y trabajar en las sombras para un viejo amigo propietario de una barbería en Harlem. Pero la vida en paz no dura mucho.

En el primer episodio, uno de los villanos lo desafía a atacarlo y Luke se niega: No, no de la forma en la que yo quisiera. Te mataría. Él se da cuenta de su poder, de su fuerza, y es cuidadoso con cómo combate a esos tipos. Está en control de sí mismo, agrega Coker.

Los villanos principales son versiones modernas de personajes originales queespantarían a los predicadores contemporáneos de lo políticamente correcto. Cornel Cottonmouth Stokes, quien era un proxeneta en el cómic setentoso, fue adaptado por Mahershala Ali (House of Cards) como un amenazante lord del crimen que maneja el boliche Harlems Paradise, donde transcurre gran parte de la serie. Black Mariah, una estafadora y dealer de drogas que pesaba 180 kilos en el cómic, acá es Mariah Dillard (Alfre Woodard, de Desperate Housewives), una concejala corrupta de Harlem que mete miedo. ¿Y Cage? En las manos del descomunal actor Mike Colter, también fue aggiornado a los tiempos que corren, pero conserva sus superpoderes originales.Estábamos en una reunión de producción y alguien preguntó si deberíamos hacer algo diferente a que las balas reboten del cuerpo de Luke, ya que podría parecer un numerito cómico recuerda Cooker, quien no estuvo de acuerdo. Nunca me canso de ver a un hombre negro a prueba de balas. Esa imagen de poder es importante para mostrar que podemos tener un superhéroe negro. Quería que la serie fuera desprejuicidamente negra, pero no hay nada que amerite un prejuicio.