AUTOS

PICK AND GO

Por Gastn Leturia

Mercedes-Benz presentó la despampanante Clase X, su nueva pick up.

 

Si hay un paño en el que la globalización provocó y provoca cambios incesantes, ése es el de los vehículos. Las marcas ya no se pueden resistir al amplio abanico de oportunidades que se abre en cada rincón del planeta. Y en esto de cruzar alianzas, los costos cierran mejor con el volumen de ventas. Si hay un mercado picante de autos de lujo en Asia, allá van. Si en Estados Unidos hay una mayor conciencia ambientalista y el consumo prima por sobre la potencia, allá van. Y así.

Sudamérica, y Argentina especialmente, es una referencia mundial en el segmento de las pick ups. Para el campo o para la ciudad, seducen en todos los sentidos. Nada alejada de esta realidad, todo lo contrario, Mercedes-Benz apuesta un pleno a este segmento para ponerse a competir con otra decena de firmas que vienen jugando hace rato en este terreno. Saca pecho y habla de la primera marca premium en fabricar una pick up, aunque debe decirse que ya tuvo una camioneta liviana allá por 1972 y hasta 1976. ¿Dónde se fabricaba? Acá, en Argentina. Igual que la pick up que MB venderá a partir de 2018, desde donde además se exportará al resto de Sudamérica. En Suecia la mostró al mundo. Y sorprendió con dos prototipos que en algunos ítems serán replicados en el modelo final. Bajo la denominación Clase X, se exhibieron dos conceptos: Powerful Adventure y Stylish Explorer. La primera es una versión algo más robusta mientras que la segunda es claramente sport. A nivel motorizaciones, ya se brindó algo de información detallada. Se la ofrecerá con dos propulsores turbodiésel: uno de cuatro cilindros, de 2.3 litros y 190 CV, y otro de 6 cilindros en V con una potencia superior a los 250 CV y una caja automática de 9 velocidades. En la dualidad que se le plantea a una marca premium con esta novedad, está la de garantizar un vehículo de trabajo, para terrenos ásperos y un intenso trajín, y al mismo tiempo llenar los ojos y el deseo de aquellos que la pretendan al nivel que un usuario de Mercedes-Benz está acostumbrado a conducir. Equipamiento, confort de marcha, comportamiento dinámico, todos elementos de excelencia. Sin dejar de lado que, según las medidas y dimensiones previstas, tendría la posibilidad de cargar 1.200 kilos, dato que la colocaría en el tope dentro de ese rubro entre las pick ups medianas.

 

Tradición

En las primeras décadas del siglo pasado, las norteamericanas Ford y Chevrolet hicieron la huella en el campo argentino. Después, las japonesas, con Toyota, Mitsubishi y luego, Nissan. Más acá en el tiempo, ya una alemana, Volkswagen. E incluso una francesa, como Renault, con la Duster Oroch y un enfoque más citadino. Esta es tierra de pick ups, todos los números cierran. Por eso, esta alianza entre Mercedes-Benz y la fusión Renault-Nissan va a impactar aún más fuerte en el productivo mercado local de este tipo de vehículo. Porque en la planta que la marca francesa tiene en Santa Isabel, Córdoba, también se harán la Renault Alaskan y la Nissan Frontier, que ya se comercializa acá pero importada desde México. Hacer base en Argentina para cubrir el mercado local y repartir unidades por otros países del mundo, especialmente el resto de Sudamérica, es una ecuación básica y los números sostienen esto. Según los datos de 2015, en Argentina se vendieron más de 73.000 pick ups medianas (11,6 % del total del mercado), una cifra similar a la que se comercializó en toda Europa. Sí, así de claro y contundente.

 

Mercedes-Benz Clase X: ficha técnica

Largo: 5330 mm

Alto: 1900 mm

Capacidad de carga: 1200 kilos

Motor Turbodiesel V6: potencia 250 CV

Motor Turbodiesel 2.3: potencia 190 CV